jueves, 7 de mayo de 2009

Una bomba atómica sobre Trujillo

La web Carlos Labs ha desarrollado un software de Java que trabaja "encima" de los mapas e imágenes satelitales que Google provee de los distintos puntos de la superficie de la Tierra. El software se llama Ground Zero (http://www.carloslabs.com/projects/200712B/GroundZero.html), y es básicamente un applet que muestra un mapa topológico del radio de la radiación termal (de naturaleza electromagnética, osea, luz con potencial dañino) producto de una explosión nuclear. Los colores del mapa están dispuestos según las quemaduras ocasionadas sean de primer, segundo, tercer grado o muerte en menos de 24 horas. Se pueden escoger distintos tipos de bombas nucleares, desde las antiguas e históricas hasta las modernas. Se puede escoger cualquier ciudad del mundo escribiendo el nombre, y luego manejar el zoom tal como se hace con Google Earth.

El software no tiene en cuenta los daños producidos por la onda de choque, que generalmente son los peores al corto plazo, o los producidos por la radiación ionizante, que son los que dejan las peores secuelas a largo plazo. Tampoco tiene en cuenta el terreno (si hay montañas o precipicios, por ejemplo), pero es una buena aproximación en ciudades como Trujillo.


En Trujillo, usando el software, se puede notar que una bomba nuclear de uranio como la Little Boym, que cayó en la Segunda Guerra Mundial en Hiroshima, cayendo sobre la Plaza de Armas provocaría muerte en menos de 24 horas a todas las personas en la UNT y del damero del centro, y quemaduras de primer grado en un radio que alcanza a las personas residentes en el Golf.


Si la que cayese fuese una bomba nuclear de hidrógeno como como la Tsar, que lanzó la Unión Soviénte en 1961, mataría en menos de 24 horas a todas las personas en Trujillo, Huanchaco, Buenos Aires, El Povernir, Florencia de Mora y todos los demás distritos de la provincia de Trujillo. Todas las personas en barcos en la costa también morirían. En Santiago de Cao las personas tendrían quemaduras de tercer grado, y en Paiján, Otuzco y Puerto Morin de segundo grado, como las que produce el agua hirviendo.


Una bomba nuclear moderna, como la que lleva un jet estadounidense, tendría una mortandad intermedia. Todas las personas que viviesen en un radio que alcanza las avenidas América Norte, América Sur, Larco y Mansiche morirían en menos de un día. Todas las personas que vivan en la provincia de Trujillo, salvo Huanchaco, tendrían, como mínimo, quemaduras de segundo grado.


En el caso de que un asteroide como el que acabó con los dinosaurios fuese el que cayese en la Plaza de Armas de Trujillo, todas las personas que vivan desde Lima hasta Tumbes morirían en menos de un día. Todos los habitantes de Perú, Ecuador, y la mitad de Colombia tendrían quemaduras de tercer grado. Todo el continente de América, excepto Canadá y la zona norte de Estados Unidos, tendría quemaduras de segundo grado. En la costa de África tendrían quemaduras de primer grado.



Es verdaderamente terrorífico saber que hoy en día no estamos salvados de ninguno de estos posibles escenarios.

1 comentario: